Eco-Slim es el mejor suplemento que hay para bajar de peso

Adopta un Nuevo Estilo de Vida con la Dieta Mediterránea

Al colocar en cualquier motor de búsqueda la palabra “dieta”, encontrarás una infinidad de resultados orientados hacia la pérdida de peso. Ahora bien, cuando comienzas a analizar la mayoría de las opciones que estos muestran puedes ver que muchas son bastante descabelladas, y tienen estructuras rígidas y abrumadoras. Así que, si estás en la búsqueda de una dieta realmente efectiva y saludable, no encontrarás mejor opción que la Dieta Mediterránea.

Esta rutina tuvo sus inicios en Italia hace miles de años, poco a poco se fue propagando hacia Grecia, España y otras áreas alrededor del Mediterráneo, hasta llegar a los tiempos actuales en los que ésta dieta ha logrado ser exitosa en todo el mundo, gracias a que de verdad promueve una vida llena de salud y longevidad. Si bien su historia es larga, ésta dieta comenzó a afianzarse realmente en la década de 1990, cuando investigaciones de la Universidad de Harvard la catalogaron como una rutina útil tanto para mejorar la salud cardíaca, como para perder peso de forma rápida y sencilla.

La dieta refleja una forma de comer que es tradicional en los países que rodean el Mediterráneo, pero no es necesario viajar más allá de tu supermercado local para descubrir sus deliciosos sabores. Ésta está construida con una estructura piramidal que hace que sea fácil de ejecutar todos los días, basada en un estilo de comida mediterráneo asequible, y además funciona bastante rápido. Los notables beneficios sobre la salud de quienes la cumplen se comienzan a observar en poco tiempo.

La Estructura de la dieta mediterránea:

Comencemos a estudiar la pirámide desde la base, aquí encontrarás un aspecto único que hace especial a esta dieta: el énfasis en la actividad física y las conexiones sociales. Lo ideal es que las personas disfruten del componente social de la comida compartiendo horarios de comidas con familiares y amigos tan a menudo como sea posible.

Reducir la velocidad con la que comes gracias a una interesante charla, saborear cada bocado y no tener miedo de tomar un vaso de vino (o dos) son, – junto a una constante hidratación y ejercicio físico -, componentes clave de la rutina de la dieta Mediterránea.

Al ir subiendo en la estructura de la dieta, verás los alimentos centrales que la componen: granos integrales, frutas, verduras, hierbas, especias, y grasas saludables como el aceite de oliva. De hecho, los granos en la región mediterránea son típicamente de grano entero y contienen muy pocas grasas trans. Pese a que el pan es una parte importante de la dieta, éste se consume natural o se lo sumerge en aceite de oliva, evitando mantequilla o salsas que contengan grasas saturadas.

Adicionalmente, se deben consumir al menos dos veces a la semana pescados y mariscos; también son de mucha importancia los alimentos lácteos, especialmente los lácteos fermentados como el yogur y el queso tradicional, pero siempre en porciones moderadas. Los huevos y las aves de corral se comen frecuentemente cuando adoptas este estilo de vida, pero prácticamente eliminas las carnes rojas y los dulces.

Con un gran número de deliciosas recetas, llenas del sabor de especias italianas y griegas, la dieta Mediterránea se ajusta mucho más a un estilo de vida que a una dieta irrealista. Si quieres adoptar una vida más saludable, ésta te permitirá no sólo perder ese peso de más a un precio razonable, sino mantener un estado metabólico equilibrado.

Los beneficios de esta dieta no se limitan a la mera pérdida de peso. Diversas investigaciones han demostrado que esta ayuda a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. La dieta se ha asociado con un nivel más bajo de colesterol oxidado de lipoproteína de baja densidad (LDL), el colesterol “malo” que tiene más probabilidades de acumular depósitos en las arterias.

El objetivo de esta rutina no es limitar el consumo total de grasas, sino más bien tomar decisiones acertadas sobre los tipos de grasas que consumes. Con esta intentas eliminar la ingesta de grasas saturadas y los aceites hidrogenados (grasas trans) que contribuyen a enfermedades cardíacas.

Sin embargo, para nadie es un secreto que la pérdida de peso es un proceso desafiante, independientemente de la dieta que selecciones. En todas las rutinas se llega a un periodo en el que se experimenta lo que se conoce como “meseta”.

Esta fase de “meseta” ocurre después de la pérdida inicial de peso, lo primeros kilos se rebajan a gran velocidad, pero luego llega un periodo en el que se estanca un poco la pérdida de peso. Si al mantener una dieta saludable los resultados comienzan a disminuir, mi mejor consejo es que le adiciones a esta un suplemento.

Eco Slim es el mejor suplemento que hay en este momento en el mercado, es un producto súper moderno a base de vitamina B que se encarga de la descomposición eficaz de la grasa acumulada en todo el cuerpo. Al liberar esa grasa necia te puede brindar ese apoyo adicional que tu cuerpo necesita para optimizar la deseada pérdida de peso.

El efecto de este suplemento en el cuerpo es tan positivo que es recomendado adaptarlo a tu rutina de vida diaria para cuidar tu cuerpo. Incluso si no estás en un periodo de pérdida de peso, éste beneficia a tu organismo de incontables formas. Si tienes alguna duda, te invito a leer un poco más sobre él.

Dietas como la Mediterránea carecen de grandes afirmaciones sensacionalistas que caracterizan a muchos otros programas de pérdida de peso, pero si quieres una opción práctica y realista, no dudes en probarla, e intentar adoptarla como una nueva forma de vida. El objetivo de ésta es que tu cuerpo esté en un estado realmente saludable para el resto de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *